Una pequeña decisión para ti, una nueva vida para tu futuro perrito.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
publicado el
Nueva decisión.

Nuestra primera entrada se va a centrar en una conversación casera que tenemos muy a menudo.  ¿Recordáis cuándo os planteasteis tener un miembro perruno en vuestra Family? ¿Qué preguntas os hacíais?

Pues bien, aquí dos muy novatos en el mundo peludo, en sus inicios, reconocemos que nos centramos en buscar razas concretas que nos gustaban por la estética, tamaño grande, que fuera cachorro… “Así se puede adaptar mejor a nuestro estilo de vida” Decíamos.

Por lo tanto, contactamos con un refugio y nos pusimos en marcha para adoptar a Leo. Nos gustaba la idea que fuera perro grande y cruzado con Pastor Alemán.

Unos meses más tarde dimos con otra protectora y nos enamoramos de Indi, cruce de Mastín. Queríamos darle una compañía a Leo.

Tenemos que decir que ambos son perros muy buenos, pero ¡Ojo! ¡Qué trabajo ha sido el primer año!

Ir con la fregona era parte de nuestro hobby, mordidas en los brazos fue tendencia unos meses, junto con algún que otro mueble rasgado y ropa a la basura. ¿Te suenan estas cosas?

Pese a esto, son siempre lo más bonito que nos rodea y nos acompaña en esta aventura.

Pasada esta etapa de caos y conociendo la situación de abandonos y maltrato animal que hay… Vimos la cantidad de perros que terminan en refugios, protectoras y perreras, que a cierta edad, les cuesta mucho salir. Así que queríamos aportar nuestro granito de arena y esta vez tirar para una acogida.

Se nos presentó en nuestro camino conocer a Pandora, del refugio de la Manada de Oscar. Su historia nos tocó “la patata”, literal.

Una perrita de 10 años, con una historia bastante cruda. Nos ahorramos los detalles, pero resumiendo nunca conoció el amor, el cariño y el calor de un hogar como se merece.

Con esta experiencia hemos cambiado mucho el chip. Un perrito no hace falta que sea cachorro para adaptarse a tu vida y además queremos que sepas que un perrito adulto o senior puede convertirse en tu mejor amigo en un abrir y cerrar de ojos. La gran mayoría sabrá hacer sus necesidades fuera, posiblemente sepa pasear con correa y si le das tu amor no se va a separar nunca de ti.

¿Te estás planteando tener un amigo fiel y lo primero que has pensado es en un cachorro?

¡Genial! Posiblemente estarás salvando una vida y es un acto sin duda precioso. Pero prepárate para tener mucho tiempo, paciencia y darle una buena educación para ganar calidad en la convivencia.

Al mismo tiempo nos gustaría que considerarás mirar más allá de la raza, la belleza, la edad… Aquellos peludos más adultos pueden tener un carácter ideal para ti, pueden darte marcha extrema si lo deseas, darte toda la paz del mundo y un sinfín de vivencias para no olvidar.

Te animamos a que busques en protectoras, refugios y perreras. ¡Ese peludo que aún no conoces te está esperando!

COMPARTE ESTE POST

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

entradas
relacionadas

puntos marrones

deja tu comentario

Deja un comentario